22 de mayo de 2016

Interpretación Literaria: El Principito - Antoine de Saint – Exupéry.

Es temprano y la estufa, como de costumbre, está encendida. Hoy les traigo la interpretación de un libro – muy lindo – llamado El Principito.
Luego de una falla técnica en su aeronave, un piloto se ve obligado a aterrizar en el desierto del Sahara. Allí, solo y desamparado, se cruzará en su camino un misterioso joven, que afirma ser de otro planeta. 
IMG_2369

El libro es muy bonito, tanto en su contenido como en sus ilustraciones, lleno de remembranzas, digo esto, ya que el libro nos habla sobre hechos que en algún momento aprendimos, pero que en el transcurso del tiempo dejamos de lado o, de lleno, desechamos de nuestras vidas. Esta, corta, novela apela a nuestros sentimientos, anhelos, temores, pensamientos, ilusiones, que en algún momento hostigaron en nuestra vida, concretamente, en nuestra infancia. Cuando nuestra visión no estaba, totalmente, difusa de los problemas de nuestra vida. Nos solicita, implícitamente, recordar lo que en nuestros corazones de niños, en aquellos días, sentíamos. Volver a la conexión con el ser infantil en el estado más puro de la palabra; a la ingenuidad, a la sinceridad, a la pureza, que conlleva ser niños. 

La prosa del autor es simple, delicada y pulcra. Debo señalar que esta novela está destinada a los niños, y por ello la narrativa es concreta. Pero, también, no habría otra forma de contar esta historia – digo yo -, ya que gracias a su narración, selectiva, permite al lector ahondar en sí – ya que a preguntar fáciles, respuestas difíciles -. 

El autor nos lleva por una línea fina, para reflexionar sobre valores, ideas, posturas y actitudes. Es una representación de la desunión que se va provocando en nuestro interior, donde dejamos de lado a nuestra infancia y nos enfrascamos en el futuro, muchas veces no de la mejor forma. No digo a esto a modo de reproche, sino como un comentario, un tanto negativo, de lo que sucede en la actualidad; la inconexión de los sentimientos. Estamos tan concentrados en resolver los problemas que la vida nos arroja que, en la mayoría del tiempo, olvidamos resolver aquellos que están en nuestros corazones –PERO todo tiene remedio solo basta con detenerse un instante, y reflexionar -. Gracias a este libro tuve una instancia, pequeñita, para pensar y alegrar mi día. Si un libro puede sacarte una sonrisa es por algo, ¿no? 

Hay varios pasajes donde nuestro personaje - ¿Cuál? – conoce a otros individuos, todos muy inusuales, que le enseñan una verdad sobre la vida. Pero entre todos ellos, tengo que destacar al Zorro. Me ha encantado como interpreta los vínculos de las personas, la importancia de unión, y que, sin importar si se quiere o no, uno llora un poco con la amistad. 

En fin, un libro muy recomendado, para todas las edades. Sé bien que hay una discusión sobre que este libro debería ser solo para adultos, pero este es uno de aquellos que se debería leer a lo largo de la vida, ya que uno, con la experiencia propia – sea buena o mala –, le da un significado diferente a la lectura. Además, la imaginación del autor, es enriquecedora, nos abre los ojos, eso sí, sin dejar a nuestra imaginación de lado. ¿Qué sería la vida sin ella? Pues, solamente, para subsistir.



Saludos, Gab. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar c: