15 de diciembre de 2017

Memorias de esta existencia: Finales de Noviembre y los primeros casos de Diciembre



Hola, de nuevo. El tiempo vacila levemente entre mis dedos, escurriéndose por las vertientes de mis vértices. En este devenir de vida, se me dio la oportunidad de ingresar a otra, y nueva, oportunidad laboral. No voy a negar que ha significado una ardua tarea. He recolectado buenos momentos y otros, un tanto agrios, pero, como espero y he practicado, rescato los resabios de sabores dulces. En este nuevo trabajo, me encuentro  estrechamente ligada a la papelería, y gracias a ello, he ampliado mis conocimientos sobre este rubro. Debo señalar que aquello, trae consigo una profunda alegría en mí.

Debo reconocer que este no se ha encasillado en un mes muy favorable (a mi persona), pues fallo mi teléfono y al cambiarlo, destruí el último. Luego de muchas rabietas, por el dinero invertido, conseguí llegar con un oferta que me arrebato los últimos pesos que se guardaban en mi alcancía. Por lo menos, el dinero recelosamente ahorrado se utilizó sabiamente en una inversión telefónica de largo plazo. No quiero reflejar que no puedo subsistir sin poseer un artefacto que me permita navegar por la red, ni nada parecido, pero es una herramienta complementaria que facilita ciertos aspectos del diario vivir.

Por otro lado, llego a mis manos tras un par de días, un producto que compre hace un par de meses y que estaba dentro de mis parámetros económicos. Una tableta digitalizadora. No compre algo que significará desembolsar un dineral, sino más bien asequible, de calidad buena, y comentarios positivos. Estoy feliz con los aspectos técnicos del artefacto, ahora solo queda practicar. (ji)

La organización ha sido la herramienta por excelencia. He anotado todo en mi nueva agenda, la he rayado hasta el hastío y ha respondido bien a mis exigencias. Mucho cariño a las hojas de colores y a los destacadores.

Como ya mencione, mi nuevo trabajo me ha llevado a una vorágine de horarios laborales exigentes y, por ello, no he destinado a la fotografía un tiempo correspondiente, hace unos días atrás y en una tarde libre, me di la libertad de salir con el tanque digital y fotografíe, como ya se me hace costumbre, a la naturaleza y las bondades de las flores. Fue una tarde agradable, en paseos ciclísticos en un ambiente cálido envuelto en brisas amables.

Diciembre, me has sorprendido. Gracias, por venir a destajo, arrasando mis cimientos, obligándome a edificar(me) con manos desnudas, la fachada que me viste.












(Situación laboral actual)

Saludos, Gab. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar c: