18 de octubre de 2017

Bullet Journal: un registro del pasar en el tiempo.


Hoy me encuentro  aquí, pensando en la simpleza de la tontería. Nuevamente, ha ocurrido un lapso de ausencia de oprimir las teclas del computador, soy dispersa me comento en instancias de soledad. Y me respondo que sí, que no. Que chalalala. Retomo nuevamente este espacio, para hablar de lo que me gusta: La organización. Tengo un bichito contra el olvido, el pasar del tiempo y el cambio, y la herramienta que me ayuda a sobrellevar esto es, simplemente, una agenda y un lápiz. Quiero aclarar que no hablare de los apartados técnicos, ni de la disposición de ciertos apartados. He creado esta entrada para hablar de lo que supone la organización inmersa en algo cotidiano, como la vida. Eso sí, facilitare al final de esta entrada enlaces a ciertas páginas que si se disponen a esclarecer cada apartado técnico, para así sumergirse en este método que se emplea bajo la consigna de personalizable y práctico. (◕‿◕✿)Además de compartir el cotilleo de las páginas que conforman esta pequeña libreta.

En primer lugar, deseo señalar que el creador de este método de organización fue el señor Ryan Carroll. Y en segundo lugar, que este método es, a palabras simple, un sistema a través de códigos para anotar lo que se dé la gana. Ahora sí, con las bases ya asentadas y esclarecidas me dispondré a dar mi opinión.

Debo admitir que soy una persona de costumbres arraigadas, por ello cuando encontré la disposición de información adecuada a mis procesos mentales, la adopte como parte de mi planificación a través de los meses. 
En mis primeros pasos a esta metodología, comencé siguiendo al pie de la letra las directrices que conforman este método. Al cabo de un tiempo, termine adoptando la simbología más práctica y tachando las tareas no realizadas o pospuestas.

(Disculpen la iluminación saturada, pero el día era bello y agresivo)

El calendario anual ha sido una instancia para tachar los días con cierta nostalgia, y que permite de un golpe de información visual, analizar el pasar del tiempo.


Una vista al calendario mensual, a la casilla de hábitos y un montón de rayas. A decir verdad, me agrada ver las páginas antiguas, pues siento que están cargadas de memorias, incluso aquel error que en su momento me pesó, ahora se guarda juguetona entre la tinta de colores.



La característica más destacable que he observado ha sido que, debido a la simpleza del Bullet Journal, te permite explotar aquella parte creativa de lo redondito del cerebro. Mi libreta como ya han de apreciar no posee algún patrón de fondo, y por ello para hacer más amena la visión de mi semana me lleva a garabatear, colorear e ilustrar. Lo cual, con el pasar de las páginas, he disfrutado. Por ello pienso que sería una motivación para seguir en el ejercicio de estas habilidades y alegrar compromisos, tareas, talleres, clases, etc, etc. (^_・)
En conclusión, es bonito practicar aquellos talentos que se van dejando de lado por distintos motivos y que alegran el día, o tal vez el mes organizado.

Y llega Noviembre, con planes y desenlaces.


Saludos, Gab. 

8 de agosto de 2017

Opinión + Filme.

Los días han transcurrido con una calma apacible. La ciudad se encuentra subexpuesta, coloreada bajo una gama de grises. Se respira el frío de la estación y el impasible clima, a pesar de todos los esfuerzos,  se infiltra a través de los abrigos. Hoy vengo a hablar de algo, un tanto, diferente y es que he visto esta película ya más de las veces que puedo recordar. Y, simplemente, quiero compartir mi opinión sobre ella. Debo destacar, por sobre todas las cosas, que le tengo cariño a este filme. Espero plasmar reflexiones atingentes a una crítica, y si no es el caso, me disculpo de antemano y sin más habladurías, allá vamos:

Érase una vez en el Oeste, Sergio Leone (1968)

Película considerada como la cinta emblemática de Leone, símbolo del género Spaghetti  Westers. La trama del film se construye bajo un ambiente dramático, revestido de misterios y memorias ambiguas. Este recurso es explotado, de una manera sutil e ingeniosa, de principio a fin. Un hombre busca a través del desierto a un pusilánime cuatrero para saldar cuentas y debido a esta travesía, la vida de otras personas se verán involucradas bajo una causal en común. El escueto resumen no describe ni una cuarta parte de lo que el film expone, pero recomienda verla bajo aquella consigna pues el desarrollo fluye bajo una vertiente interesante y omitiendo cualquier detalle, enriquece la expectativa mientras se van hilando las historias hasta llegar al clímax de la historia.

Un apartado, dentro de los destacables, es la banda sonora. Nos transporta a la historia sin problema alguno, ya que aporta en los momentos exactos un tono que permite sentir empatía con el ambiente y, destacablemente, con los personajes. En mi caso en particular las voces frágiles y agudas se llevaron parte de mi consciencia un instante y se quedaron en mis oídos, indefinidamente.

 El guión es extraordinario, audaz y perspicaz. El transcurso de la historia es ameno a pesar de las extensas escenas que enriquecen el vivir de aquella época, los diálogos son acertados además se constituyen bajo una sutil sorna que te roba la carcajada en puntos chistosos de la película. La fotografía es pulcra, mediante tomas cautivadoras y novedosas. 

(Mi personaje favorito, sin duda alguna)

Debido a lo anterior, considero que este filme es realmente bueno pero no se lo recomendaría a cualquier persona ya que el ritmo pausado de la película no es del agrado de cualquier espectador, pero si buscan una trama interesante, personajes entrañables e interesantes y un desenlace inesperado, éste es el filme que están buscando.  

DSC_0013

Saludos, Gab.

3 de agosto de 2017

Presente.

Hoy presencie un atardecer, inexplicablemente, cálido. No ha ocurrido nada destacable o  transcendental pero el sentimiento se ha acobijado en mi pecho, y aquello lo rescato. Ha pasado tiempo, pero es que le he dado tiempo al tiempo, y sin percatarme, se me han extendido los minutos a meses, y he terminado en una catarsis interminable, aún me encuentro fluctuando entre el equilibrio de lo que conlleva una vida integra. Termine en un ambiente completamente contrario a las aspiraciones de mí remoto yo, estudiando una carrera que, al fin y al cabo, no necesito la ponderación de exámenes. No quiero redactar aquellas letras con un tinte irónico sino, más bien, inesperado pues me lleve el agrado de aprender materias de mi interés. A pesar de ello, ha crecido en mí nuevas aspiraciones, insaciables. He eso sí, limitarme, ya que se le eleva la mente y deseo comerme el cielo, pero se me olvida que soy un simple terrestre. De a poco, me he impuesto (a pesar de la connotación negativa de la palabra) a cumplir metas efectivas y reales para así no frustrarme de no concretar y abandonar todo y quedarme ahí; mirando a la nada.   

IMG_3367[1]


IMG_3296[1]

Macro1 
(Ella es Clara, un can de ojos tristes)

Saludos, Gab.  

9 de junio de 2016

Review Literario: Un viejo que leía novelas de amor de amor - Luis Sepúlveda .

El día está nublado y frío, de esos fríos que te hielan la nariz y te seducen a permanecer en cama. A pesar de eso, les traigo una reseña de un buen libro, esos que, también, se leen en la cama con la nariz congelada, y se llama: Un viejo que leía novelas de amor, por Luis Sepúlveda. 

22 de mayo de 2016

Poemas: Pedro Salinas.

Sin armas. Ni las dulces
sonrisas, ni las llamas
rápidas de la ira.
Sin armas. Ni las aguas
de la bondad sin fondo,
ni la perfidia, corvo pico.
Nada. Sin armas. Sola.

Ceñida en tu silencio.
«Sí» y «no», «mañana» y «cuando»,
quiebran agudas puntas
de inútiles saetas
en tu silencio liso
sin derrota ni gloria.
¡Cuidado!, que te mata
—fría, invencible, eterna—
eso, lo que te guarda,
eso, lo que te salva,
el filo del silencio que tú aguzas.


Pedro Salinas. 

Interpretación Literaria: El Principito - Antoine de Saint – Exupéry.

Es temprano y la estufa, como de costumbre, está encendida. Hoy les traigo la interpretación de un libro – muy lindo – llamado El Principito.
Luego de una falla técnica en su aeronave, un piloto se ve obligado a aterrizar en el desierto del Sahara. Allí, solo y desamparado, se cruzará en su camino un misterioso joven, que afirma ser de otro planeta. 
IMG_2369