28 de julio de 2018

Devenir de esta vida; Julio. + Mini Reseña Películas.

Esto se ha convertido en un ciclo tóxico; de devenir, de perderme, de reencontrarme. No tengo excusas pues me delata mi mente, en las incontables veces que sabía que poseía las facultades, el ánimo y el tiempo para nutrirme de diferentes actividades.  No las realice. Me reprendo mentalmente y anímicamente me desanimo, y el ciclo de repite. Los días han transcurrido apaciblemente, entregándome anécdotas enternecedoras. 
En primer lugar, y alegremente comento, termine mi semestre académico con buenas calificaciones. Y guardo  el ánimo entusiasta a las siguientes asignaturas. Debido a lo anterior, me eximí y termine con abundantes días de ocio. Viaje. Me despeje de la pereza de desprenderse de una rutina y, ordenando los días y los tiempos, planee diferente viajes cercanos a mi cuidad. Han sido días gratos, de buen tiempo, de ampliar la visión y analizar otras perspectivas. Agradezco mucho. He comido delicias hechas a mano. Caminado hasta el hastío, y el dolor proyectado por mis extremidades. Recuerdo el viento, fuerte y vibrante, que zumba en los oídos y obstaculiza verbalizar. El agua fría brotar de cavidades bizarras y fluir con armonía. El traqueteo de un roñoso bus, impulsado y exigido al borde del límite y más. Trayectos cortos por cuidad, por caminos al borde de  las carreteras y por tierras blandas.

Por otro lado, en mi vida cotidiana y en camino a la adultez, decidí invertir en un computador nuevo. Fue un total fiasco. Compre algo que no me sirvió, que me arranco los pesos ahorrados y me amargo.

La fotografía me ha acompañado en este tiempo, he desarrollado y cultivado nuevas técnicas. A pesar de ser completamente nueva en todo este mundo; de refinar el ojo, de captar ángulos y pintar con luz, lo disfruto. Lo veo como un complemento para nutrirme.

Con respecto a la lectura debo reconocer que no he avanzado en nada. Aquello me frustra, ya que tenía en mi repertorio buenos libros que, espero, retomar.

Inesperadamente, debido a que jamás finalizo alguna temporada, vi y disfrute una serie de televisión norteamericana. The Sinner. Basada en una novela homónima de Petra Hammesfahr. Posee una primicia extraña y atrayente sobre un homicidio y el desarrollo de la historia tras cometer tal acto, antecedentes y consecuencias, cuando la mente esta tan dañada que utiliza diferentes procedimientos cognitivos para resguardar (se) y así evitar evocar el trauma nuevamente. La serie me cautivo, debido a su estética y al desarrollo, a la historia tras los eventos y la culminación inesperadamente rápida deja, tras la revelación, un sentimiento neutro. Dejando en mí la pregunta, ¿Existe alguna justificación para cometer un acto que atenta con la vida de otra persona?

Al pasar los días, y en relación a la serie,  me intereso las películas con temáticas de adicciones y vi; Candy, 2006. Una película en donde el amor de los protagonistas se ve intoxicado por las adicciones destructivas que se llevan lo mejor de ellos, y de sus proyectos futuros. Y en otra ocasión; Trainspotting, 1996. Debo señalar que no la culmine, la deje luego de una hora de reproducción. Debo retomarla. La película relata de vida de un grupo de adictos, y su devenir de vida.

Navegando en la red, encontré otra película que captó mi atención por su director. Desobediencia, de Sebastián Lelio. Cuando un amor "anormal" (según la perspectiva y condena de los personajes) se gesta en una cerrada  comunidad ortodoxa judía. Ni las creencias, el tiempo, ni el castigo son capaces de frenar la pasión y el amor.  Tras finalizar y llegar a los créditos, quede pensando un instante sin tener una opinión formada frente al desarrollo y conclusión de la trama, la cinta dejo en mi un sensación de incomodad debido a su ambigüedad al tratar los temas. La apatía de los personajes, no permite un apego frente a los acontecimientos. Buscando reseñas me encontré con la sorpresa de que fue reprochada por cierta escena entre las protagonistas. A decir verdad, no comprendo que se focalice en un punto que es, aunque sea escandaloso verbalizar, inherente al ser humano independiente de su orientación sexual. Sé que este es un tema delicado (para ciertas personas, que a pesar de no compartir su sensibilidad, yo respeto). Desobediencia, es una cinta que deja sobre la palestra realidades que han sido censuradas y se han perdido en el tiempo debido a la falta de vestigios. Nos permite estar presentes y ser participes de la intimidad de una religión, sus tradiciones y costumbres. Para mi, sinceramente, muy interesante. 

Joy, David O. Russell (2015). Película biográfica de una aguerrida mujer que con ingenio y esfuerzo conquistó los infocomerciales hasta convertirse en una gran empresaria. Joy es una película interesante, pero que no logro conquistarme. El desarrollo de la trama me atrapó en primera instancia pero a lo largo de la cinta me abandonó. La secuencia de escenas no se lleva de forma fluida, sino más bien, se siente como saltos incoherentes, silencios, y resoluciones sin algún razonamiento. Destaco la actuaciones de Jennifer Lawrence, que se perfila humana; persistente y constante, permite simpatizar, apoyarla y alegrarse con sus logros. 

No voy a esconderlo, desde que vi el trailer de esta película quería verla, y fue un total acierto. I, Tonya. Graig Gillespie (2017). La película narra el ascenso de Tonya Harding, patinadora sobre hielo, hasta la polémica de invalidar a su rival, en los Juegos Olímpicos de 1994. Lo primero que me conquistó fue la compilación musical, fue un encanto oír voces como Cliff Richard, Chris Stills, Fleetwood Mac, entre otros. Totalmente acertado el apartado musical. Lo segundo, el desarrollo de la trama acompañado con una sátira constante, humor y sensibilidad, que me mantuvo expectante a la próxima escena. En tercer y último lugar, el carisma de los personajes. Por algo (y bien merecido), Allison Janney fue premiada por la mejor interpretación de personaje secundario. El peso esta repartido de forma generosa, las interpretaciones son llevadas perfectamente sin soberbia, transmitiendo a pesar de lo constante de lo cómico, el trasfondo de un hito infame en la historia deportiva norteamericana. Me reí mucho. Debido a mi ignorancia sobre este acontecimiento, investigue sobre el escándalo deportivo y es muy interesante su vida, sus logros y las consecuencias tras el ataque, la cobertura mediática de los medios y el recuerdo despreciable hasta la fecha. Totalmente recomendada. 

Real Women has Curves, Patricia Cardoso (2002). Se cruzó en mi camino en una búsqueda de temas preponderadamente feministas. Fue una búsqueda apropiada. Ana es una mexicana que vive con su familia en los Estados Unidos, es joven y desea continuar sus estudios en la Universidad, a pesar de negativa de su madre, una fuerte mujer con valores muy anticuados y tradicionales. Me ha encantado la película. El enfrentamiento de dos visiones muy contrarias pero que convergen en la unión familiar. El empoderamiento femenino. La aceptación con respecto a nuestro aspecto físico. Las aptitudes de enfrentar las oportunidades. La capacidad de aplicar la decisión con respecto a diferentes aspectos personales, tales como estudios y la sexualidad. La relación tóxico paternal, encaminarse a veces sin apoyo. Armarse, únicamente a manos desnudas. (Me agrada esa analogía)

Tras una par de horas envueltas en realidades ajenas, me detuve y me quede sentada en mi escritorio, mirando hacia la ventana y pensé en el tiempo invertido. Llegue a la conclusión de que lo único que he conversado y he sido constante  en el tiempo y que he llevado con diligencia, (◡≦), es la planificación. He llevado vestigios de mis actividades diarias, tachando días al realizar los hábitos impuestos (para mantenerme en constante desarrollo personal), agregando comentarios y programando hechos a futuro.                           
Aún sigo garabateando en mi libreta.                                    

Saludos.
- Gab.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar c: